Una buena amiga…

Ella está en todas partes, incluso en esos lugares donde pareciera imposible encontrarla, incluso en ese espejo posmoderno, en el que por momentos, me encuentro atrapado.

Tiene nombre de mujer y ya desde el vientre de mi madre me acunaba en su regazo. Ya desde ese espacio perfecto atenuaba mis arrebatos y me alejaba del miedo. Pero un día se marchó y el mundo se abalanzó sobre mí sin que pudiera hacer nada por evitarlo. Se fue, pero al igual que en los tiempos de incertidumbre, me cuidó, sin apartarse de mi lado.

Como la mayoría de las personas, crecí pensando en ella como en una especie de abismo, vertiginoso y sin fondo, en donde se depositan las cosas que no son aprovechables; como la mayoría de la gente, la vi como una enfermedad en la que reina el miedo y el desconcierto.

Sin embargo, la vida, quiso que se mostrara ante mis ojos, como una amiga mansa y reflexiva, como una compañera sabia que siempre encuentra las palabras justas para poder seguir adelante: en ocasiones se aleja y en otras puedo sentir como se regocija y se manifiesta; en ocasiones se encuentra en el lugar menos pensado y en otras se muestra en un paisaje al que soy incapaz de describir con palabras.

Confieso que para llegar hasta ella, antes tuve que caerme; dejarme abrazar por una voluntad que me pisoteó y golpeó con dureza. Confieso que para entender que ella no estaba ahí para etiquetarme, antes no tuve más remedio que encontrarme en un límite peligroso, aquel en el que se debaten el arrebato y la cordura.

Fue entonces cuando alcé la mirada y supe comprender que la vida es como un manantial que alimenta cada una de las cosas, y que entre esas cosas, se encuentra el hombre con todas sus imperfecciones; cuando entendí que junto a este refugio hay un bosque que nos alimenta y nos aparta, sin otra intención que atenuar nuestros miedos, sin otro objetivo que situarnos en esa vía donde habitan la meditación y la calma.

Fue así como este encuentro, difícil pero necesario, se cristalizó en una amistad como cualquier otra, en la que ambos nos buscamos un rato cada día, como dos buenos amigos que necesitan el uno del otro para seguir viviendo; así fue, como nuestra unión se consolidó en un romance desinteresado, que tuvo por testigo al silencio y, en el que esta buena amiga, hoy irremplazable, siempre tiene la ultima palabra…

Un pensamiento en “Una buena amiga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *